Saltar al contenido
Academia de Danza Edgar Degas

Tutú

Tutú bailarina de ballet

El Tutú al igual que con el Ballet, ha ido evolucionando respecto a las necesidades de lo bailarines, como es el caso del tutú, que a medida que se eleva el nivel profesional, los atuendos se adaptan a las exigencias físicas. A pesar del pensamiento conservador propio de cada época.

El Tutú en la Danza Clásica

tutu Bailarina de Ballet
Inicios y evolución del Tutú

En los inicios del ballet se utilizaban voluminosos y pesados atuendos correspondientes a la moda de los siglos XVII y XVIII.

La primera bailarina en cambiar esto fue Marie Salle en 1732, quién recortó su vestido hasta dejarlo por debajo de la rodilla, para la obra Pygmalion.

Puesto que quería exhibir su alto nivel técnico en el manejo de los pies.

Este hecho, escandaloso para ese entonces, bautizó al mencionado estilo de falda como saya, en honor a su autora.  

Origen del termino Tutú

El término “tutú”, aparece oficialmente en 1832, su nombre deriva de una onomatopeya francesa que significa “fondo”. Lo utilizó Marie Taglioni en la obra La Sylphide.

El traje consistió en 5 capas de tul de 92 cm. de largo cada una, diseñado por Eugene Lami, este diseño se conoce como “tutú romántico”.     

Para el 1870 el tutú romantico se recortó hasta la altura de la rodilla, no se presentó en escena hasta 1877 en la obra  El Lago de los Cisnes.

1927, el ballet ruso experimentó nuevas ideas con otros materiales para ese entonces nuevos en el mercado.

Esto marcó una tendencia presente hasta la actualidad, la que consiste en experimentar y constantemente buscar nuevos materiales para hacer de los trajes algo innovador y llamativo a los ojos del espectador al momento de la puesta en escena.

Tutu ballerina
vestuario para realizar el arte del ballet

Evolución del Tutú

En 1940 aparece el vestuario que conocemos actualmente, separándose así completamente de las caderas.

Este nuevo tutú en forma de plato necesita de una estructura de soporte y orden de confección en capas de tul.

Siendo así un desafío único, puesto que su proceso de confección no deriva de ninguna otra prenda.                                          

William Forseythe, rediseñó el tutú en 1997 para su obra The Vertiginous Thrill of Exactitude presentado por el ballet de Frankourt. Este es uniforme, plano y sin el uso de decorativos como los ejemplares anteriores.

Este diseño es un claro ejemplo de que el tutú no se define como tal por sus decoraciones, pues con solo su forma se puede identificar.

Además de demostrar que la importancia del tutú no es estética, sino más bien funcional.

Después de conocer su historia podemos concluir que:

Este vestuario ha sido utilizado en otros ámbitos, distintos del ballet, tales como el mundo de la moda. Aun así se le considera un elemento icónico por excelencia, puesto que ha evolucionado junto con el ballet.

Cambio de Mentalidad en La Danza

ballerina de ballet
El Tutú es un elemento icónico en el arte del ballet

Otra cosa que podemos destacar es el cambio de mentalidad de las personas, pues si bien ahora el ballet es considerado una actividad mayormente femenina, en su principio era esencialmente masculina.

La sociedad de la época era muy machista, pocos nombres de bailarinas resaltan de aquellos tiempos:

  • Marie Salle
  • Marie Camargo

Esta última conocida por “Ser la primera en bailar como un hombre”.

El rol de la mujer en el ballet a crecido y mejorado tanto como su rol en la sociedad, al igual que el tutú junto con ella.

Por: Valentina Cartagena Valencia

Entradas relacionadas

Academia de Danza Edgar Degas